El cuerpo humano pierde varias veces más rápido el calor dentro agua que fuera de ella y esa es una de las razones principales por las que contar con un traje de neopreno es casi siempre necesario cuando vamos a bucear. Tanto pasar frío como sufrir calor es especialmente incómodo cuando estamos buceando, convirtiendo una experiencia placentera como debería ser el buceo en un suplicio que deseas terminar

Es muy importante que sepas qué traje de neopreno comprar y cuál deberíamos utilizar en cada momento.

¿Qué son los trajes de neopreno?

El neopreno es un tipo de caucho sintético flexible inventado en 1930 que cuenta con una excelente capacidad aislante. Para nuestro caso, el de los buceadores, las millones de burbujas de gas (nitrógeno normalmente) que guarda este tejido permiten aislar la piel del buceador del agua circulante alrededor, reduciendo la velocidad con la que el agua le “roba” calor al cuerpo. Esto nos permite así permanecer más tiempo bajo el agua sin enfriarnos demasiado. El traje de neopreno hace que bucear en agua fría sea posible.

Pero como ya sabemos, cuanto más bajamos más se comprime el aire y eso es exactamente lo que le pasará a esas burbujas de gas que alberga, ofreciendo menos aislante ya que hay una separación menor entre la piel y el agua, algo que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir el traje de buceo. Otros aspectos que determinarán el calor corporal que perdamos será el grosor del traje, la calidad de los cierres o lo bien o mal ajustado que nos quede el traje. Todo ello hace que nos entre más o menos agua, que guardemos más o menos calor.

El traje de neopreno también nos protege de rozaduras, golpes, contacto accidental con rocas e incluso con fauna, salvándonos, por ejemplo de dañarnos con las rocas, un coral de fuego o una medusa). 

.