¿Sabes cuántas especies de tortugas marinas habitan nuestros mares y océanos? ¿De qué se alimentan, dónde viven, cuál es su función en el ecosistema o su estado de conservación? En este post conocerás más sobre las 7 especies de tortuga marina que viven con nosotros.

Las tortugas verdes son herbívoras cuando alcanzan la edad adulta, teniendo una función fundamental como “jardineros” del océano, cortando el pasto y ayudando así a mantener la salud de las praderas marinas que dan cobijo a gran cantidad de especies de peces, moluscos y crustáceos.

En nuestros océanos habitan dos tipos de tortugas verdes: la tortuga verde del Atlántico, que ocupa aguas de Europa y América del Norte, y la tortuga verde del Pacífico oriental, que podemos encontrar en la costa oeste del Pacífico, entre Alaska y Chile. Estas tortugas pueden llegar a vivir hasta 80 años y realizan largas migraciones desde sus zonas de alimentación a las de anidación, por lo general en las mismas playas de arena que utilizaron sus madres para poner los huevos. 

Cuenta la leyenda que, durante la época de los descubrimientos, los veleros que se perdían en el Caribe podían encontrar el camino hacia las Islas Caimán guiándose por los sonidos que producían las tortugas verdes en sus migraciones a las islas. Cuando Colón descubrió estas islas, en 1503, las bautizó como “Las Tortugas” por la gran cantidad de tortugas verdes que se podían encontrar alrededor. Hoy las tortugas verdes son una especie en peligro de extinción, habiendo pasado en 500 años de unas estimaciones de más de 100 millones de ejemplares a alrededor de 200.000. Las tortugas verdes son capturadas para el consumo de su carne y huevos y también están siendo diezmadas tanto por las hélices de barcos con las que chocan como por las redes de pesca que las capturan y asfixian.

La tortuga carey es una tortuga pequeña que puede llegar a medir 90 centímetros y pesar hasta 80 Kilos. Una de las características más notables de esta tortuga es su boca en forma de pico que utiliza para abrirse paso entre los corales para llegar a las esponjas, su principal fuente de alimento. Al alimentarse de las esponjas permiten dejar espacio al crecimiento del coral y además, gracias a la manera en que se alimentan de estos seres, proporcionan alimento a otras especies que no pueden acceder a ellas debido a las defensas químicas de las esponjas. Las tortugas carey hembras vuelven cada 2 o 3 años a las mismas playas donde nacieron para realizar, entre abril y noviembre, las puestas de huevos.